Como en todas las redes sociales, siempre existen una serie de prácticas que mucha gente suele llevar a cabo en Twitter como norma casi establecida, esa que dictan las distintas netiquetas. Una de ellas es el follow back, esto es, seguir automáticamente a quien ha comenzado a seguirte. Soy partidario de no hacerlo, ya que la propia filosofía de la red del pajarito es la de seguir a aquel que te interesa, no crear una relación recíproca entre las dos partes. Asumo desde que entro en Twitter que seguiré a gente que jamás me seguirá (los más) y…