La burbuja de las redes sociales

Con las burbujas pasa siempre lo mismo. Cuando la cosa va bien, todo el mundo quiere subirse a ellas. Lo vimos con la construcción, donde cualquiera se convertía en constructor de la noche a la mañana, aunque jamás hubiera pisado una obra. No voy a contaros cómo termina. Hoy está pasando con el Social Media. Personas que hasta hoy habían trabajado en profesiones de lo más dispares, hoy son community managers. No los ciritico. A ellos. Yo soy el primero que cuando no he tenido trabajo he hecho todo lo que he podido coger, desde cocinero hasta peón de fábrica pasando por repartidor de pizzas. No hay nada malo en ganarse la vida. Al contrario, me parece una actitud más que loable. 

la burbuja de las redes socialesSin embargo esto tiene unas consecuencias para la profesión, que pronto veremos todos los que nos dedicamos a esto. 

La sobreoferta de “profesionales” del social media está creando una guerra de precios donde alguien puede ofrecerse a llevar toda una presencia de una pyme en redes sociales por 300 € al mes. Un trabajo que, bien hecho y siempre desde mi punto de vista, abarca más de una media jornada. Así que podéis haceros una idea de lo que estamos hablando. 

Las empresas contratan estos servicios ya que, primero, han oído muchas veces que “el social media es gratis o muy barato”. Y segundo, este tipo de ofertas profesionales lo confirman. Tenemos entonces una empresa que con una inversión muy barata va a estar en redes sociales. Sí, pero ¿cómo?

Probablemente los contenidos que esa persona dinamice en la red sean del tipo “dale al me gusta si estás de acuerdo” o “RT si tú también odias los lunes”. Contenidos vacíos de contenido, valga la paradoja. Toda comunicación de una marca, sea de la tienda de la esquina o Coca Cola, necesita una estrategia previa. Saber de qué vamos a hablar antes de abrir la boca. Estudiar al cliente, definir un concepto, darle forma en un claim, definir un estilo. Cada vez que una marca abre la boca, lo que salga de ella debe responder a todo lo anterior. Pero eso no se paga con 300 € al mes. 

Así que cuando pase un año, quizá dos, quien está pagando ese precio se dará cuenta de que ha invertido poco, sí, pero el resultado ha sido todavía menor. Tendrá 1.000 seguidores en Facebook y 500 en Twitter, pero no sabrá si alguno de ellos le ha comprado alguna vez. Y esto, no nos engañemos, es el fin último de la comunicación de marketing. Y las redes sociales son comunicación de marketing. O deberían serlo. 

Cuando pase un año o dos, decía, este pequeño empresario verá que su inversión se ha convertido en un gasto, y renunciará a seguir “metiendo dinero” en el social media. Como él, le pasará a muchos, y veremos entonces como la burbuja se desinfla. Despacio al principio, más rápido en segunda instancia. Hasta que haga “bluf”. Tendremos un buen número de empresas que no querrán saber nada de social media durante un buen tiempo. Y me parece muy comprensible. 

Sin embargo no todo está perdido. Hay pymes que realizan un gran trabajo en redes sociales, y efectivamente les cuesta poco. Poco dinero. Pero mucho de su tiempo. Y ésta es para mi la opción a la que deberían acogerse las pymes. Si usted tiene una pequeña empresa, invierta los primeros 3.600 euros que costaría un community manager low cost durante un año en contratar un social media plan profesional, con formación básica personalizada incluida.

Le realizarán un pequeño plan de marketing ajustado al tamaño de su empresa, focalizando en las redes sociales. Analizarán su situación actual, le definirán unos objetivos, unos indicadores de evaluación, unas pautas a llevar a cabo, una línea de comunicación con un estilo. Le propondrán una pequeña promoción de lanzamiento, un calendario de publicaciones, una guía para que su inversión no caiga en saco roto. Incluso le generarán contenidos al principio, para que vea cómo se plasma todo lo anterior. 

Y a partir de ahí comenzará su trabajo. Un duro trabajo, que le exigirá unas horas de dedicación a la semana, y con las que tardará mucho en ver resultados. Pero un trabajo que le reportará grandes beneficios. Primero, porque verá cómo es posible conectar con su público de manera cercana, tal y como lo ha hecho toda su vida en la tienda de la esquina, pero sin perder el tren de las nuevas tecnologías. Y segundo, porque verá los resultados. En su contabilidad, cada trimestre. Verá que las redes sociales sirven para vender. Pero no de cualquier modo.

La persona o empresa que le definió la estrategia le proporcionará resultados, le guiará en sus publicaciones y solucionará las dudas técnicas que puedan surgirle. Será su mejor aliado.

Y si su empresa está dispuesta a gastarse algo más de dinero, contrate, entonces, a un community manager. Pero alguien que sea un verdadero profesional. Un profesional de la comunicación y el marketing.

Créanme, existen.



Entradas relacionadas

  • Adictos Social Media Barcelona #ASMBarcelonaAdictos Social Media Barcelona #ASMBarcelona En la tarde de ayer asistí al evento de Adictos Social Media Barcelona. Siempre es bueno acercarse por los eventos de nuestro gremio, porque seguro que aprendes mucho y probablemente […]
  • El análisis DAFOEl análisis DAFO Como adelantábamos en el post introductorio, vamos a realizar un análisis de varios aspectos a tener en cuenta cuando analizamos la situación actual de nuestra pequeña empresa, como paso […]
  • Objetivos de la PYME en RRSS (3): ventas offlineObjetivos de la PYME en RRSS (3): ventas offline A priori, en la mente de la mayoría de empresarios, que una estrategia online consiga atraer clientes y ventas a nuestro negocio físico les parece algo tremendamente difícil, cuando no […]