Cómo aumentar el alcance de las publicaciones en Facebook

En la entrada anterior de este blog hablábamos sobre la importancia del alcance como indicador de éxito en Facebook. Comentábamos como el Edgerank de Facebook “premia” la participación de los usuarios alargando la vida de nuestros post en los timeline de los usuarios, consiguiendo por tanto mayor audiencia para dicho contenido. Intentaremos ahora aportar algunas claves sobre cómo mejorar estos datos.

En primer lugar debemos destacar un aspecto que consideramos fundamental. Existen cuatro acciones posibles respecto a nuestro contenido. Las de aprobación (me gusta, comentar o compartir contenido) y la de interés (hacer clic). Como hemos dicho varias veces, conseguir más acciones de aprobación sería lo ideal, pero no siempre es posible, y además los clics también se valoran muy bien en el famoso Edgerank. Así que una buena forma de aumentar el alcance de las publicaciones es conseguir un buen número de clics. Os dejamos algunos consejos según el tipo de publicación que realicemos:

Álbum de fotos: a los seguidores les gusta ver todo el contenido, y por lo tanto suelen pasar las diferentes fotos para verlas todas. Estas fotos pueden ser, por ejemplo, de varios productos de una misma colección que tenemos a la venta. Lógicamente debemos buscar los que más interesen a nuestro público, pero el simple hecho de mostrar varios a la vez en un álbum aumentará el número de clics notablemente respecto a una foto aislada. Si las fotos son de clientes, porque han ganado algún concurso o han participado en alguna acción, el interés está garantizado: todo el mundo quiere ver quién aparece en esas fotos.

Foto que necesita ser ampliada: una de mis preferidas. No es fácil crear contenido que siga estas características, sobre todo debido a la variedad de formatos (móvil, escritorio, tablet…), pero si conseguimos crearlo el resultado está asegurado. Como siempre, el mensaje debe llamar un poco la atención, forzando al usuario a hacer clic para ver el contenido concreto. Cada usuario que amplia la foto suma un clic y por lo tanto unos “puntos extra” a la valoración de nuestra publicación por parte de Facebook.

lefties pequeñaSi conseguimos aunar un contenido de interés con que sea necesario hacer clic, los resultados son increíbles. En la imagen un ejemplo muy esclarecedor. Ante la noticia de una nueva apertura en el Centro Comercial Plaza Norte 2, aprovechamos para realizar una publicación de este tipo. Al interés que genera la noticia por sí misma le sumamos el alto índice de participación obtenido (gracias a los clics), consiguiendo por tanto un alcance muy por encima de lo habitual. En el ejemplo, se consigue un alcance orgánico del 78,5 % sobre el total de seguidores, cuando la media habitual (para este numero de seguidores, 7.000) estaría entre el 15 y el 20 %. En este caso, además, se crea un pequeño refuerzo mediante la promoción de la publicación con una pequeñísima inversión publicitaria, que aumenta el alcance hasta las casi 17.000 personas que refleja la imagen.
Puedes comprobar el efecto al que nos referimos con esta imagen: si no haces clic, no descubres la incógnita que se plantea en la publicación.

Vídeos propios: puesto que se reproducen automáticamente al pasar por ellos, el usuario tiende a dejar pasar unos pocos segundos para ver de qué se trata. Muchas veces este contenido engancha al espectador, que acaba haciendo clic para activar el volumen o ampliar la imagen. Nuevamente, los clics son fundamentales. Es vital que los vídeos sean propios, alojados directamente en Facebook. Si están alojados en plataformas externas, como YouTube o Vimeo, el vídeo no se reproduce de manera automática, por lo que perdemos esa primera atracción del usuario. Aquí además entra en juego la apuesta premeditada de Facebook por el formato vídeo, ya que “de salida” la publicación ya obtiene mejor puntuación que la media en el Edgerank, es decir, más alcance.

En definitiva, y más allá de estos ejemplos concretos, queremos dejar patente la importancia de conocer el algoritmo de Facebook, en primer lugar. Esto se consigue gracias sobre todo a la experiencia y la observación de los resultados. La medición, observación y obtención de conclusiones son vitales.
Y en segundo lugar, no podemos dejar de lado la creatividad a la hora de publicar: debemos crear en el usuario la necesidad de saber más, incitándole a hacer clic en nuestro contenido. La suma de estos dos aspectos, creatividad y medición, es lo que acaba creando acciones adecuadas en redes sociales. Como hemos dicho en otras ocasiones, cualquiera puede publicar un post en Facebook, pero ser profesional no es tan fácil como parece.

 

Como siempre, si te ha gustado el post te invito a suscribirte por e-mail en el formulario de la columna derecha.

 

 

 

Entradas relacionadas